Durante un operativo de control de alcoholemia en Berazategui, un vehículo fue interceptado en 359 y 305 de Ranelagh por personal de la subsecretaría de Tránsito junto con la Policía.

Grande fue la sorpresa cuando el conductor se sometió al soplado del alcoholímetro, ya que su dosaje saltó con ¡ 2.47 g/l!, casi 5 veces el límite permitido. Inmediatamente se labraron las actuaciones respectivas, aunque el vehículo no le fue retenido dado que un familiar que lo acompañaba poseía licencia de conducir.