Hay muchos interrogantes en el Radichetismo local, sobre el reparto de un sueldo que una dama percibiría en el Congreso, y que debía fraccionarse en tres, se dice…
Hace tiempo que una renombrada muchacha logró ingresar en el Congreso, por ‘recomendación’ de un correligionario suyo (pura pirotecnia…) y que el ‘negocio’ era que el emolumento mensual se divida entre la jóven, su fiador y una militante, Bernarda (que no es la del Zorro…) y que -dicen- de las mas de 50 lucas mensuales, la última no estaría viendo un sope…