Una verdadera tragedia se registró en Berazategui, cuando en la calle 12 al 3200 se produjo una detonación de arma de fuego que llevó a los vecinos a llamar al 911.

Una vez presentes los efectivos policiales, encontraron a una persona tendida en el suelo, con un disparo de escopeta en la espalda, quien fue identificado como Alcides Luján Labandeira, empleado municipal del distrito, estableciéndose que minutos antes, su hijo -de 11 años- que sufre un marcado retraso madurativo, tomó una  escopeta marca Brenta, calibre 28, propiedad del occiso -que según familiares, estaba debajo de la cama- disparó contra su progenitor, quien cayó herido de muerte.

En la vivienda se encontraba otra hija -de 19 años- identificada como Milagros Labandeira, quien declaró que estando ella en el baño, escuchó un estruendo, y que al salir encontró a su progenitor tendido en la cocina con un impacto de arma de fuego en la espalda.

Se procedió al trasladado del hombre al hospital «Evita Pueblo» de Berazategui pero falleció por las heridas.

Se dió intervención a la Fiscalía de Menores en turno, que dispuso caratular las actuaciones como «Homicidio».