La posible postulación de Martín Lousteau para competir en una interna contra Mauricio Macri ya provoca roces y divisiones en la Unión Cívica Radical, al tiempo que genera tensiones con Marcos Peña que rechaza de plano que el Presidente tenga un rival en las PASO de ‘Cambiemos.
‘La posible candidatura presidencial de Lousteau recibió una poderosa señal de respaldo de parte del presidente del radicalismo, Alfredo Cornejo. Desde Washington, donde se reunió con empresarios, el mendocino se mostró a favor de una interna para que puedan mostrar «sutiles diferencias» con Macri y «sumar apoyos que hoy Cambiemos no tiene». «Es una alternativa que no descartamos. No creo que lo resolvamos antes de abril, mayo. Y si lo resolvemos, tiene que ser de común acuerdo con el presidente Macri. Tiene que ser una competencia colaborativa», dijo Cornejo. En ese sentido, no descartó que sea Lousteau sea el rival: «¿Por qué no? Es una persona que tiene suficiente conocimiento en el país».
Las declaraciones de Cornejo vuelven más seria una posibilidad que hasta ahora se mencionaba casi aisladamente dentro del radicalismo. Por tanto, ya empieza a dividir las aguas de cara a la convención nacional que se realizará en marzo y donde se definirá la estrategia electoral del partido. A esa cita, la UCR llegará dividida entre quienes quieren enfrentar a Macri y lo que no.
Las divisiones del radicalismo se replican en el PRO. De un lado, Marcos Peña no quiere saber nada con que Macri tenga competencia y por eso hizo algunas concesiones a la UCR como la candidatura en Río Negro.
El jefe de Gabinete cree que es una opción riesgosa porque podría atraer mucho voto bronca contra el Presidente.