El cuerpo de un joven asesinado a tiros encontrado junto al paredón de la fábrica ‘Rigolleau’ sobre 145, movió a una fuerte investigación sobre el hecho, ya que inmediatamente se descartó un homicidio en ocasión de robo, dado que la víctima llevaba consigo dinero, reloj, celular y otros elementos.
El occiso fue identificado como Darío Ariel Cepeda, de 33 años domiciliado en 145 entre 21 y 22 de Berazategui. El cuerpo, atendido por médicos del SAME, presentaba una herida de bala en el omóplato derecho.
Según testigos, se escucharon entre dos y tres disparos y gente que salía corriendo, lo que hace presumir una reyerta o ajuste de cuentas.
El fiscal interviniente, Carlos Riera dispuso el traslado a la morgue judicial de Quilmes donde fue identificado por la concubina del fallecido, una menor de 15 años.
La investigación la lleva adelante el Gabinete Criminológico de la comisaría Primera de Berazategui, al mando del comisario Ramón Rodríguez, y la DDI de Quilmes.