Hace ya varios años que los transeúntes que pasan por esa vereda, sufren el mal estado de la misma, especialmente en invierno, época de lluvias.
En dicha cuadra hay un jardín de infantes, una cultural de idioma extranjero, un club… pasan muchas personas dado que a pocos metros, sobre 14, está el banco Provincia. En la esquina, un centro de salud, pero parece que nadie ve que esa vereda está rota hace años ya…
149 entre 13 y 14, allí mismo, donde el predio estaba abierto y era cueva de mendigos y de aquellos que se escondían para sus fechorías al amparo de la oscuridad.
Hoy luce un cartel de la inmobiliaria ‘Super’ y una reja recientemente instalada, para que no entren al predio, pero parece que el municipio no encontró el camino para intimar al dueño del lugar o a la inmobiliaria que lo tiene a cargo, para que cumplan con las ordenanzas en vigencia que obliga a la construcción de veredas.
Mientras tanto, los abuelos, los que tienen problemas para caminar, los chicos, quien sea, se seguirán cayendo en ese lugar, entre las piedras que disimulan la impunidad de quienes deberían ser como cualquier hijo de buen vecino…