Muchos observadores quieren apostar triple contra sencillo a que a Matías Aguirre lo mandaron jugar en ‘Unidad Ciudadana’, pese a que él, en 2017 salió con el Pejota contra UC.
Efectivamente, Aguirre -enrolado en un remanente del Movimiento Evita sureño- y teniendo su base política en Quilmes, fue candidato a concejal por el Justicialismo de Florencio Randazzo, batiendo «contra» Mussi, mas allá que hasta los chicos de las colonias sabían que era un ‘furrier’ del astuto Cacique.
Ahora pretende llamar la atención diciendo que él sigue «con Emilio Pérsico y cerca de Felipe Solá» reclutando simpatizantes para una Unidad Ciudadana en pleno desguace seguramente mandado para no perder el sello de la otrora fuerza cristinista.

Muchos hasta se asombran cuando lo escuchan contar que «El ‘Doc'»Aguirre le ofreció el 7mo lugar en la lista para concejales…
El problema de Aguirre es que «se portó tan mal…» con los movimientos sociales de la zona (y con el reparto de… expectativas…) que hoy no le cree nadie, aunque mientras tanto, sigue llenando sus alforjas de… fichas de afiliación…