Se trata del caso de un niño que tuvo que ser intervenido en el nosocomio berazateguense y que, al momento de realizarle una limpieza en la herida en su casa, le descubrieron un pedazo de guante cosido en la zona donde fue operado.
El caso del niño -Tomás- conmociona al hospital y podría representar un claro caso de mala pra-xis.
El pequeño fue intervenido en el hospital Evita Pueblo a consecuencia de un estrangulamiento en un testículo que debía ser extirpado.
El niño fue finalmente operado y cuando su madre intentó realizarle la primera limpieza, según le indicaron los profesionales que lo atendieron en el nosocomio de Bera-zategui, se encontró con que en la herida colgaba un retazo de guante de látex. Según pudo saberse, el pedazo de guante que pende de los puntos es de 6 centímetros. Algunos médicos salieron a ‘defender’ el tema diciendo que «el ‘dedo del guante, a veces se deja para drenaje de la herida…» lo que, a su vez fue rebatido al apujntarse que «debe dejarse un tubo específico, no un trozo de guante…
La difícil situación que vive Tomas, se da en un marco de desmantelamiento del nosocomio materno infantil. Recientemente se dio a conocer, la directora del hospital Dra. Fiquepron, decidió cerrar el vacunatorio.Fiquepron1