El reciente reemplazo en el área de Inspecciones y Bromatología comunal, despertó ciertas ‘alertas’ en algunos barrios de Berazategui, a raíz de la inminente ‘luz verde’ que algunos boliches parecen haber recibido de las ‘nuevas’ autoridades.
Tras el desplazamiento de Eduardo Domínguez a manos del secretario de Trabajo Juan Manuel Parra, evidentemente para tener el ‘camino libre’ ya que el ahora reemplazado funcionario era «demasiado estricto» evidentemente, el manejo pasó a ‘manos familiares’ de Parra.
Para el manejo directo del área, Parra designó a su propio cuñado, Diego Dreher, quien ahora tiene todo el control en Bromatología, burló -junto con Parra- el decreto bonaerense contra el nepotismo, que prohíbe nombrar familiares en cargos públicos, salvo que sean concursados.
Otro designado por Parra es Martín Agromartín, con rango de subsecretario, quien debería controlar -entre otras cosas- los lugares nocturnos y el cumplimiento de las ordenanzas en vigencia, pero que suele fotografiarse en cuanto boliche pueda… Un funcionario…