Una investigación judicial, conducida por la fiscal María de los Ángeles Attarian Mena, permitió esclarecer una estafa que la estación de servicio ‘Trivi‘ realizaba contra el municipio de Berazategui, siendo condenada una empleada del lugar y un empleado municipal.
La investigación la inició en mayo de 2013 el funcionario municipal Sergio Faccenda, quien detectó presuntas adulteraciones de remitos por expendio de combustibles de la estación de servicio ‘Trivi‘, sita en Av. Mitre y 5 de Berazategui, donde se realizaban cargas a los vehículos oficiales de -supuestamente- 20 litros, pero que en realidad eran muchos menos.
La Comuna denunció a un entonces empleado encargado de las cargas de combustibles, Jorge Isidro Coria, y a la estación de servicio.
La causa recayó en la Fiscalía 2 de Beraza-tegui de la Dra. Attarián Mena, quien tomó distintas medidas sobre el caso, detectándose que una empleada de ‘Trivi’, Miriam Paola Ojeda, en connivencia con Coria, adulteraban los remitos de carga dejando grandes ganancias a los involucrados mediante la millonaria estafa a la Municipalidad de Be-razategui.
Durante el juicio llevado adelante en el Tribunal Oral 5 de Quilmes, quedó demostrado inclusive que varios vehículos que figuraban como que habían cargado combustibles, en ese momento estaban rotos y radiados de servicio.
Asimismo, no pudo demostrarse complicidad de parte de los dueños de ‘Trivi‘ de manera que fueron condenados a tres años de prisión en suspenso la encargada de las cargas, Miriam Ojeda y el responsable de parte de la Comuna, Jorge Coria.