Todo indica que el lanzamiento de la fórmula ‘Fernández – Fernández’ sacudió y mal al gobierno nacional, donde se acumulan las caras de incertidumbre evidenciando -sin dudas- que no tenían ‘plan B’.
Frente al sacudón ‘F-F’ quedó en claro que la candidatura de María Eugenia Vidal que reclama la UCR, se topa con un muro ante la irreductibilidad de las posiciones que mantienen el presidente Mauricio Macri, Marcos Peña y Jaime Durán Barba.
Ni las presiones internas, ni los continuados fracasos electorales parecen hacerles mella.
El anuncio de la precandidatura Fernández – Fernández hizo saltar el tablero, volando las fichas por los aires. Las del gobierno nacional, que ve derrumbarse sus posibilidades electorales cada día, sin voluntad de ensayar cambios en sus políticas socio – económicas, ni en sus estrategias.
Y las de Alternativa Federal, que debió observar cómo la mayoría de los gobernadores peronistas saludaron la «convocatoria a una unidad más amplia» que planteó Cristina y se encargó de difundir Alberto Fernández.
Se observa que, uno a uno, los gobernadores fueron aceptando el convite. Al presente, sólo dos provincias peronistas han concretado sus elecciones provinciales, con resultado exitoso. El resto recién atravesó la etapa de las PASO, o aún debe instrumentarlas. Como en casi todas se ha celebrado un acuerdo que incluye también a Unidad Ciudadana, despreciar el convite podría poner en fuga votos indispensables para la reelección de sus autoridades.
Sólo quedaron firmes en el espacio de Alternativa Federal Juan Schiaretti -que ya reeligió- y Juan Manuel Urtubey, que está imposibilitado de hacerlo. Sergio Massa dijo que no va con CFK y todos aguardan el plenario nacional del Frente Renovador el próximo 30 de mayo, que analizará la incorporación al frente compuesto hasta ahora por el PJ nacional y Unidad Ciudadana.
En tanto, Roberto Lavagna y Miguel Pichetto expresan la convicción de que un frente más amplio, que contenga a peronistas, radicales, socialistas y GEN es la alternativa más adecuada para expresar la voluntad de la mayoría de la sociedad de superación definitiva de la grieta.
De golpe, la ambiciosa convocatoria a una reunión ampliada de Alternativa Federal que formuló Juan Schiaretti, fue perdiendo volumen, y al momento sólo estarían confirmado los cuatro miembros originales (Schiaretti, Urtubey, Massa y Pichetto) y Roberto Lavagna.
LAVAGNA QUIERE
«Soy candidato a presidente» reafirmó Lavagna tras el anunció de los Fernández. «Después veremos detalles. Vamos a esperar qué pasa» añadió.
Al ser consultado sobre las características del tema, aclaró: «Lo que hay es una ratificación de la idea de consenso. Eso es lo que diferencia las cosas. Hoy hay un lado de la grieta que sigue estando, simplemente designó su fórmula, pero sigue estando, no hay cambio desde el punto de vista de cómo ven el país. Del otro lado está el gobierno ratificando sus políticas. Frente a eso está la idea de consenso, con peronistas, radicales, socialistas, GEN, sectores del partido desarrollista MID, esto está plenamente ratificado y justificado por lo que contesté hoy mismo. Fíjense cuál es, desde el punto de vista política, lo que se propone de ambos lados de la grieta: tratar de achicar ese centro progresista que busca consensos».
Lavagna señaló que el tema no consistirá en discutir si habrá o no internas, sino saber «para dónde quieren ir los integrantes de esto que es una alianza federal: si se van a querer ir con Cristina o con el gobierno». Es decir, se trata de evaluar y confirmar con qué fuerzas se cuenta tras el anuncio de Cristina.
«Lo primero que tenemos que definir es lo otro. Si se van a querer ir con Cristina o con el gobierno. Esa es la primera respuesta que tenemos que tener. ¿Vamos a hacer una PASO entre uno que se quiere ir para un lado, entre otro que se quiere ir para el otro lado, y nosotros que ratificamos Consenso 19? ¿Cuál es el sentido lógico de eso? Plantean mal la pregunta».Lavagna