Si bien a nivel general no se puede discutir que la presencia de Roberto Lavagna en el escenario electoral benefició mas al gobierno que a la oposición, ya que en cierta manera ‘obliga’ a la polarización que ‘necesitaba’ la Casa Rosada para confrontar en línea recta con el kirchnerismo, en muchos distritos se permitió la ‘flaqueza’ política otorgándose listas casi «a quien la pida…».
En Berazategui, cuando estaban a pleno las charlas entre los dos referentes principales, Tito Geneiro y Dante Morini, que buscaban consolidar en lo que se pueda, un trabajo bipartito para fortalecerse mutuamente, repentinamente desde el búnker de Duhalde salió la directiva de ‘abrir’ una tercera instancia para Nicolás Terrera, un conocido errabundo político de la zona.
Su suegro, el ex intendente varelense hoy diputado provincial Julio Pereyra, habría sido el árquitecto’ de la incorporación de Terrera a ‘Consenso…’ después de fracasar el abogado en cuestión, en las negociaciones que llevaba adelante con ‘Cambiemos’ para poder ser candidato de esa fuerza.
Hoy, Tito Geneiro acompaña la propuesta de su hijo Diego, Morini tiene como ‘figurtita’ que tracciona a ‘Pochito’ Ravelo, y Terrera buscará partir seguramente, las posibilidades de que los otros se lleven un concejal, práctica que ya usó en la anterior elección con -precisamente- los Geneiro…