Un creciente malestar se viene registrando dentro de las filas policiales de la provincia de Buenos Aires, basado en que hace algunos días, se conoció la ‘noticia’ de que el ministro de Seguridad bonaerense y flamante candidato a diputado nacional de ‘Juntos por el Cambio’, Cristian Ritondo, había «to-mado la decisión de enviar a efectivos a patrullar, sin armas y en las zonas más ca-lientes del Conurbano».
En este sentido, el Ministerio de Seguridad dispuso que alrededor de «400 de estos po-licías que no cuentan con destino específico sean afectados a tareas de control», con la particularidad de que no tendrán armas de fuego asignadas.
Pronto, esta resolución generó el malestar en muchos uniformados y algunos, incluso, se negaron a salir.
Lejos de comprender los reclamos de los agentes por la alta peligrosidad, estarían tomando represalias y sancionando a «aque-llos que se revelen y rechacen la directiva de patrullar sin el armamento necesario».
La suspensión para algunos es de un día sin goce de haberes, lo que provocó el rechazo de muchos compañeros.
Los policías comenzaron la semana pasada a recorrer las calles de La Matanza, Lomas de Zamora y La Plata, entre otros distritos con un fuerte aumento de la violencia delictiva, pero lo harán sin dotación del armamento oficial, en lo que fue interpretado por muchos como una «vendetta» del ministro Ritondo, por la información que se filtró sobre la exis-tencia de efectivos que estaban cobrando si trabajar por no contar un destino asig-nado.
En la mayoría de las comisarías, ya están alertas ante la medida que se viene, duicen.