Familiares de una abuela de 66 años internada en un sanatorio de Berazategui, denunciaron que la paciente debía someterse a la amputación de un miembro inferior por una infección, pero se equivocaron en la cirugía y cortaron la pierna equivocada.

Ante la gravedad del hecho y de la salud de la paciente, debieron amputar -también- la pierna que debió ser la única, de manera que finalmente, la paciente quedó sin ambas piernas.

Interviene en el caso la fiscal Karina Santolin, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 7 de Berazategui.

La familia de la víctima hizo una airada protesta en la puerta del sanatorio «Nuevo Berazategui«, ubicado en Av. 14 y 141 de Berazategui.