Tras conocerse el desastre hecho contra la humanidad de la abuela Irma Magdalena Leguizamón, de 66 años, quien debía ser intervenida quirúrgicamente por una gangrena en su pierna derecha, en la cual ya le había amputado parte de su pie y le cortaron la pierna izquierda sana, la indignación se apoderó de la población de Berazategui que conoce perfectamente la triste fama del Sanatorio Nuevo Berazategui de 14 y 141 del distrito, donde parece funcionar la «industria de los abuelos muertos» y de lo cual -precisamente- la semana anterior dimos cuenta en las páginas de nuestro Semanario.

La familia de la abuela radicó la denuncia penal ante la UFI 7 Descentralizada de Berazategui a cargo de la Dra. Karina Santolín mientras que la víctima fue trasladada a la clínica CENI de Quilmes, que desgraciadamente es propiedad del mismo grupo que maneja la ‘Berazategui‘, el Sanatorio Bernal, la Clínica Ranelagh, Clínica Belgrano de Quilmes Oeste y la Urquiza

Los familiarezs explicaron a este Medio que cuando concurrieron con la Policía al ‘Sanatorio…’ de 14 y 141 a reclamar la historia clínica de Leguizamón, el procedimiento quiso ser impedido por el doctor Fernando Palladino, forense policial presuntamente también dueño de la clínica de marras, funcionario policial en la Morgue Judicial y propietario de la casa de velatorios ‘La Central‘ de 139 entre 13 y 14, donde suelen ser velados los abuelos que fallecen en esta cadena de clínicas y que él, como forense de la Morgue, es a su vez quien firma las autopsias de los abuelos fallecidos...

La práctica fue ordenada por el Dr. Rico, cirujano vascular al cirujano Dr. Cardozo, matrícula 232.201, quien procedió el lunes último, a amputar la pierna izquierda que estaba sana! Encima, hoy recién fue trasladada de urgencia la abuela a otra clínica donde deberán amputar la gangrenada, para salvarle la vida.

La familia de la abuela radicó la denuncia penal que inicialmente ingresó como ‘lesiones culposas‘ pero que sería recaratulada por estas horas como «Lesiones Graves y Mala Práxis» contra el médico, contra el sanatorio y contra el verdad 2015, responsable directo de la afiliada en cuestión.

(tapa de nuestra edición de la semana anterior)