Parece que, nuevamente, los cielos de reconocida institución de bien público comenzaron a nublarse -y mal- y se avecina fuerte tormenta.
Pero esta vez, la prudencia ganará a las ansias. Antes de dar a conocer terrible negociado -en euros- se radicará la denuncia pertinente con la documentación que la respalde y luego, entonces sí se dará a conocer, a ver si de una vez por todas se ‘limpia’ la imagen de dicha institución…