Si bien en toda campaña política hay excesos, se rompen vedas y se pisotean prohibiciones y límites de todos los tipos y colores, el caso de Amendolaggine entregando escrituras -dicen- está siendo estudiado por un grupo de abogados que no solo podrían denunciar penalmente al candidato, sino también a Joaquín de la Torre, ministro de Gobierno provincial, y podrían pedir la anulación de la candidatura del millonario empleado ministerial, candidato a jefe comunal.
Es que Julián AmendoAmendolaggine timbreoalaggine, junto con de la Torre y los concejales Passalacqua y Cuellas, entregaron escrituras en un acto público. Cuellas y Passalacqua son concejales en actividad, aunque estarían rompiendo la veda funcional participando del acto, pero el ministro estaría incurriendo en una falta grave, ya que de un acto oficial, con la presencia de los nombrados lo convirtió en un acto de campaña, prohibido por la ley electoral.
El caso de Amendolaggine es mucho peor, ya que un ministro permitió que un simple empleado provincial entregue un instrumento público como es una escritura, acto netamente proselitista absolutamente prohibido por la Justicia Electoral.