La cosa en Estacionamiento Medido sigue siendo muy tirante, y mas ahora que Alberto Chacón se desligó del sistema por decisión propia, seguramente cansado de tener que poner la cara con la gente solo para pagar (y la plata se la dan contada…) sin siquiera saber el «debe y el haber» de lo recaudado allí. Chacón no tocaba un peso, no sabía que se recaudaba ni a donde iba a parar ese dinero. Solo lo llamaban para que les pague a los tarjeteros, y que ponga la cara con ellos cuando pasaba algo que hacía que la sopa se ponga espesa…
Ahora, trascienden cada vez mas las ‘picardías’ que se amasa por la calle 148, desde donde, por ejemplo, se conoció el «último estreno» de ‘Leo Producciones’. Desde allí, alguien escuchó el pedido de un ex tarjetero, queriendo volver por necesidad, a trabajar allí.
Y desde allí, oliendo la rosa y observando sus espinas, le dijeron -dicen- «andá al quinto y hablá mal de Diego… decí que él curraba con la recaudación, y seguro te van a dar trabajo…».
Pero el hombre necesitado de trabajo, no necesitaba bajezas o mentir, porque es un hombre de principios, así que rechazó la ‘oferta’ y se negó a aceptar la ‘sugerencia’ que le hicieron…
De paso… sabemos que en el almacén de don Aguirre, sirven seguido el plato «La Traición a los Compañeros», pero debería saber que tarde o temprano, lo que tirás para arriba te cae en la cabeza.Chacón