El secretario privadísimo de Kunz, Roberto Grillo, a su vez, sigue el mismo estilo de vida que su jefe, es decir, cobrando un sueldo sin aparecer por el hachecedé.
Sabemos que sigue ocupándose de temas Grillo y Kunz, pero no estaría mal que de vez en cuando le den una ‘alegría’ al contribuyente y labure para justificar, al menos algo de lo mucho que se llevan sin hacer nada por la comunidad que les paga…