Transcurrido un año del aluvión de arrepentidos que definió la suerte de la causa de los cuadernos, el juez federal Claudio Bonadio resolvió hacer una evaluación del aporte de 31 imputados que se convirtieron en ‘colaboradores’ para avanzar en las acusaciones contra la ex presidente Cristina Kirchner, sus ex funcionarios y un grupo de empresarios que participaron –dijo– en «un sistema ilegal de recaudación que registró en sus anotaciones el chofer Oscar Centeno».
La ley del imputado colaborador establece un capítulo para corroborar los dichos de los arrepentidos. Allí se sostiene que «dentro de un plazo no superior a un año, el juez o el fiscal deberán corroborar el cumplimiento de las obligaciones que el imputado arrepentido hubiera contraído en el marco del acuerdo, especialmente la verosimilitud y utilidad, total o parcial, de la información que hubiera proporcionado».
Con la causa ya próxima a ser elevada a juicio oral, se resolvió que ya se habían cumplido las obligaciones contraídas con los imputados colaboradores.
Se trata del remisero Oscar Centeno, los empresarios Juan de Goicoechea, Ángel Calcaterra, Héctor Sánchez Caballero, Armando Loson, Héctor Zavaleta, Carlos Wagner, Jorge Neira, Claudio Glasman, Aldo Roggio, Juan Chediack, Jorge Balán, Benjamín Romero, Rodolfo Poblete, Alberto Taselli, Francisco Valenti, Enrique Pescar-mona, Marcela Sztemberg, Patricio Gerbi, Gabriel Losi y Miguel Aznar.
También de los ex funcionarios Claudio Uberti, José López y Víctor Gutiérrez, además del financista Ernesto Clarens.
Asimismo, el juez federal que lleva adelante la causa, agregó a los ‘arrepentidos’ en el expediente judicial a Muñoz: Sergio Todisco, Elizabeth Ortiz Municoy, Juan Manuel Campillo, Carlos Gellert, Carolina Pochetti y también el ex contador de los Kirchner Víctor Manzanares.acusados