Los asistentes al Centro Municipal de Día para discapacitados motores severos tuvieron su festejo del Día del Niño rodeados de seres queridos, instituciones del barrio, globos, regalos y mucho amor. Los pequeños que eligen este espacio, que los abraza, contiene y ayuda a progresar, brindándoles tratamientos para mejorarles la calidad de vida, disfrutaron de esta jornada repleta de sorpresas y emociones.
La directora del Centro, Melisa Prieto, expresó: «Nos reunimos todos los años en esta fecha para festejar la infancia, y todos juntos compartimos juegos, hacemos sorteos y la pasamos muy lindo. Este lugar funciona hace 25 años, brindando servicios gratuitos a niños y niñas del distrito con parálisis cerebral. Tenemos un móvil propio con el que vamos a buscar a los chicos a la mañana y les brindamos kinesiología, terapia ocupacional, tenemos una enfermera durante toda la jornada y servicio de pediatría. Contamos con un SUM equipado, con paralelas, pelotas y demás, para que todos los chicos tengan su rehabilitación diaria».