Mientras Axel Kicillof ya prepara su plan de gobierno para la Provincia de Buenos Aires, los intendentes históricos y los ‘barones’ del Conurbano bonaerense ya le hicieron llegar sus inquietudes para acompañarlo en firme, y entre los pedidos, figura que derogue la ley que prohíbe la reelección indefinida en los municipios bonaerenses.
Las disposiciones de la ley provincial que promulgó la gobernadora María Eugenia Vidal, y que apoyó Sergio Massa en la Legislatura bonaerense, tienen fuerza obligatoria desde 2023 y establecen que «es posible una sola reelección».
La intención política -reza la medida votada- es «evitar que un cargo publico se transforme en un bien propio, a pesar de la validación popular a través de los votos».
En este sentido, si un intendente cumple ocho años de mandato, debe renunciar a una nueva candidatura y aguardar un término de 4 años para presentarse de nuevo, como los presidentes y los gobernadores.
Kicillof se viene manejando con equilibrio entre los distintos ‘barones’ del Conurbano y busca «articular acuerdos intrapartidarios que permitan un eventual ejercicio de la gestión con las mínimas disputas internas».
Axel Kicillof tiene conceptos ideológicos inflexibles, pero «será pragmático al momento de actuar desde La Plata» señalan desde su entorno.
El candidato a suceder a Vidal ya sabe que sus actuales aliados en el Conurbano exigirán su parte y que «esa cuota es proporcional a los votos obtenidos en el distrito y a la representación en la legislatura bonaerense».
La suma de esos factores de poder, definirán las exigencias de los intendentes históricos del peronismo.
Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de derogar la ley que prohíbe la reelección indefinida de los intendentes, Kicillof respondió: «No es mi prioridad ahora; no tengo posición tomada», dijo.KicillofII