Como ya ocurrió hace pocos años atrás, el ‘campo’ ya muestra su verdadero rostro basado en la «falta absoluta de solidaridad y en la defensa únicamente de sus intereses», y está claro que con la excusa de rechazar una posible suba de las retenciones, le harán la vida imposible al gobierno que en pocos días más pondrá en marcha Alberto Fernández junto a Cristina Kirchner.

Desde una supuesta organización llamada Campo+Ciudad, ya vienen mostrando presencia en las rutas, como una manera de marcarle la cancha a la administración del Frente de Todos.

Días atrás se llevó a cabo una reunión en Córdoba, oportunidad en la que las entidades rurales lanzaron una especie de plan de lucha, que en un primer momento consiste en “mateadas federales” (así llaman a las protestas, por ahora, pasivas) en distintos puntos del país, no contemplando, al menos en el corto plazo, la alternativa del corte de rutas, tal como fue la característica de los paros que protagonizaron allá por 2008, en repudio a la 125.

Es que más allá del rechazo que a los dueños del “campo” les provoca cualquier medida que vaya contra sus intereses, pusieron el grito en el cielo cuando semanas atrás el presidente electo anticipó que los sectores del petróleo, el minero y el del campo “tendrán que hacer un esfuerzo”.

Me encantaría no cobrar retenciones pero le hubieran dicho a Macri, que me va a dejar 5 o 6 puntos de déficit fiscal. Díganme cómo quieren que tenga déficit cero sin mejorar mis ingresos. Una parte lo voy a mejorar haciendo crecer la economía, pero en un primer momento van a tener que hacer un aporte todos”, aclaró Fernández como para no dejar dudas.