Ya habíamos advertido sobre las intenciones del oficialismo, de cercenar de la Democracia en el distrito, la herramienta de ‘Minuta de Comunicación‘, que se usa desde siempre, en el Congreso Nacional, Legislaturas y concejos deliberantes de la Argentina.

Si bien nadie se había animado a tanto, la presentación del expte. 5174/HCD/2019 por parte de la presidencia a manos de Margarita Mateo propiciando la modificación del Reglamento Interno del Cuerpo arrasó con un punto importante como es la libertad de expresión de los concejales.

Las minutas de comunicación son una forma de exponer un problema o situación a tratar por el Cuerpo, y que se lee sin previa autorización, en las sesiones, lo que permite que cada espacio político tenga la posibilidad de expresarse sin censura previa.

Sin embargo, hace dos semanas atrás ingresó el expediente destinado a amordazar a las minorías de Berazategui, modificando el art. 76 del Reglamento Interno, que en su inciso F) plantea que «Todos los proyectos de Comunicación que sean presentados en forma verbal en la sesión que tengan su origen, para tomar estado parlamentario y ser tratados en la sesión, deberá contar con la aprobación de la mayoría de los miembros presentes, quienes en caso de no aprobarse la propuesta, enviarán la propuesta a la comisión que corresponda«.

O sea. Si los bloques minoritarios (de 2 o 3 concejales) quisieran utilizar la histórica herramienta de la ‘minuta de comunicación‘, deberá ser sometida a votación de los concejales presentes.

Si se toma en cuenta que el oficialismo contará con 18 concejales, y la oposición apenas con 6, queda sentenciada la censura previa y la mordaza hacia quienes, pese a no tener muchos concejales, no dejan de representar al Pueblo de Berazategui.

Lamentable avasallamiento a la Democracia en el distrito…