La inminente salida de la gobernadora María Eugenia Vi-dal en las próximas horas, será de la peor manera, según los observadores.
La Tesorería de la provincia de Buenos Aires estaría virtualmente paralizada, los hospitales bonaerenses amenazan con distintas medidas de fuerza.
Es ya demasiado visible que los hospitales de la provincia vienen sufriendo la falta de pagos que alejan a los proveedores, de las necesidades de los nosocomios.
Los proveedores de alimentos en las cárceles de la provincia de Buenos Aires llevarían 11 meses sin cobrar, lo que provocó que se convoque a una huelga de hambre a partir del 3 de diciembre.
«No pagaron más, ni siquiera nos contestan el teléfono. Vidal se transformó en una morosa incobrable», aseguró un reconocido proveedor del Sistema Penitenciario Bonaerense.
Según se supo en el ámbito provincial, los presos estarían alimentándose a base de papa, agua y fideos, «y en algunos casos ni siquiera eso».
La situación se ha extendido hacia otra área sensible de la provincia: La salud.
Los proveedores de alimentos y limpieza habrían comenzado a percibir irregularidades en los cobros desde el mes de agosto último. «Desde que perdieron las PASO, se borraron todos. La Tesorería está paralizada, los expedientes no se movieron más y muchos de los que ocupaban cargos políticos ni siquiera van a trabajar», aseguraron los damnificados que destacan asimismo que «ésto comenzó a fondo en las PASO, después es como que nos castigaron a todos porque las perdieron, y ahora con lo del 27 de octubre directamente nos pusieron al hornoa quienes no estamos afuera, estamos presos o internados!».
La gravedad de la situación en los sistemas penitenciario y de salud bonaerense se habría agravado en las últimas semanas, con la irrupción de personal administrativo y funcionarios con poder de firma que estarían pidiendo un 3 por ciento del monto neto a cobrar como condición de depositar el pago de los expedientes en las cuentas de los proveedores.