El Gobierno de Alberto F. ya anunció que su equipo económico mantendrá reuniones con grandes cadenas de supermercados y los principales productores de alimentos, para pactar una serie de beneficios.
Dentro de las primeras medidas de ‘urgencia’ del presidente Alberto Fernández se encuentran varias vinculadas con la necesidad de generar un rápido shock de confianza en la sociedad.
La herramienta que el nuevo Jefe de Estado utilizará para intentar lograrlo, será la reactivación del consumo, luego de casi cuatro años de caída y estancamiento, con anuncios orientados a inyectar dinero entre los consumidores, estabilizar los precios y reactivar la producción.
Si bien en su entorno admiten que será un trabajo lento y complicado, varios de los flamantes integrantes del gabinete del Frente de Todos ya comenzaron a delinear el paquete de medidas con el que proponen mejorar la confianza y el humor social.
«Ponerle plata en el bolsillo de los argentinos» fue el latiguillo usado por Alberto Fernández en varias oportunidades durante su campaña electoral. Y será también la frase que guíe a los funcionarios que trabajan para conseguirlo y que por estas horas comenzaron a acordar algunas pautas para promover un rápido repunte de las ventas y generar un cambio de clima.
En ese marco, se están terminando de acordar reuniones con los grandes jugadores del sector de consumo como son las cadenas de supermercados y los principales productores de alimentos.
Ya fueron convocados para mantener reuniones con Matías Kulfas, el nuevo ministro de Producción, y con funcionarios de la Secretaría de Comercio Interior, donde fue designada Paula Español, acompañando a la gestión de uno de los economistas del entorno de Alberto Fernández.
«La idea es lanzar una canasta navideña en las próximas horas que contenga productos a precios accesibles, como primera señal de lo que se viene», explican desde sectores que participan de las conversaciones con el Gobierno.
En el caso de la canasta navideña será de entre seis y siete artículos de la mesa dulce como pan dulce, turrón, garrapiñada y sidra y tendrá un mismo precio en todas las cadenas de Walmart, Carrefour, Coto y el resto de los supermercados.
También se terminará de cerrar el contenido que tendrá el relanzado programa de Precios Cuidados a partir del próximo 6 de enero.
Esa fecha es la de vencimiento de este sistema de venta de artículos de consumo de primera necesidad que fue creado durante el kirchnerismo y que ya lleva tres ediciones, teniendo en cuenta que el anterior gobierno de Mauricio Macri lo mantuvo, aunque con ciertas modificaciones como la de una canasta de 500 productos con aumentos regulados por el Estado.
Y a partir del día de Reyes del año próximo, el objetivo es darle un perfil propio al programa con una reducción de la cantidad de artículos para poder ser más eficientes en el abastecimiento, pero a la vez sumando primeras marcas para contar con precios de referencia que impidan al resto de los competidores incrementos mayores.
Si estos cambios finalmente se implementan, Precios Cuidados volverá a un esquema parecido con el cual se lanzó en el 2014, cuando abarcaba una canasta de 194 productos.
Entre las cadenas de hipermercados existe cierto optimismo moderado en cuanto a la efectividad inmediata de las medidas.
Los empresarios de este sector aseguran que las medidas serán positivas para un sector sensible al pulso social y que viene sufriendo las consecuencias de la recesión.gondola