Juan José Mussi ya es intendente de Berazategui. Desde aquel 2010 en que se fue a la secretaría de Estado en Ambiente, su hijo Juan Patricio condujo los destinos del distrito, pero para el grueso de la población, «nunca fue lo mismo».
Un joven abogado con certeros y actualizados criterios tecnológicos, ci-bernéticos e informáticos, introdujo al partido en el avanzado mundillo de las redes, el celular y la computadora a favor de la agilización en los trámites, los mensajes y la conexión municipio – vecino.
Pero ésto, a su vez, alejó algo tan tradicional y querido por la gente como era el estrechar la mano, o un abrazo, en los barrios, con el intendente, costumbre imple-mentada -precisamente- por el padre de Patricio, Juan José.
Allá por 1987, inicio de su primera gestión, Mussi se aparecía muy temprano en los barrios, golpeando las puertas para iniciar juntos, un trabajo solidario en la zona, construyendo juntos, veredas y arreglando los canteros. A eso se sumó que cada visita de Mussi a algún punto del distrito, lo recibían con mate y torta frita, y el ‘doctor’ como siempre le dijo la gente, no se iba de allí hasta no haber saludado hasta la última vecina, hasta el último abuelo o chico que hubiera y, encima, su costumbre de saludar a los perros. «Quiero a los perros porque mueven mas rápido la cola que la lengua…» solía decir el intendente, y agregaba: «el que da pan a perro ajeno, pierde el pan y pierde el perro», frase que acuñó en referencia a los que coquetean con una idea política y trabajan para otra.
Aquel médico de pueblo avanzó políticamente en forma estratégica, ganándose el afecto del Pueblo en causas comunes de la época, como eran la falta de redes de agua, de cloacas, 11.000 calles de tierra, la paralización por años de la construcción del hospital local, y tantas otras necesidades que él, en forma nominal, empezó a tratar una por una.
La negociación con Edesur para terminar con los ‘enganchados’ y colocación de postes de cemento con medidores en los barrios; la construcción de redes de gas bonificadas para los vecinos, que les permitió tener el fluido natural en sus viviendas. Redes cloa-cales para todos los barrios, tanto Ranelagh como Jacarandá, sin diferencias.
Agua potable para todos, apenas había un 35% de viviendas con redes de agua propia. Muchos pozos, muchos ‘enganchados’ con mangueras. Hoy, el 98% del distrito posee agua potable.
Entubar zanjas a cieloabierto, comenzar con carpetas asfálticas y pavimentos, extensiones de recorridos de las líneas de colectivos, pelear en la Provincia por la culminación de la construcción del hospital y tantos otros planes llevados adelante en forma sistemática pero puntual, marcaron a fuego la figura de Mussi en Berazategui.
Luego, la convocatoria a ser ministro de Salud de los 20 millones de bonaerenses, cargo que ocupó por mas de 7 años, siendo el ministro que mas años ocupó esa cartera. Fue diputado constituyente en la reforma de la Constitución en 1994; viceministro del Interior de la Nación; secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable del país; diputado de Buenos Aires y Presidente del Concejo Deliberante de Berazategui.
ocupó el sillón de don Justo Rodríguez en cuatro oportunidades, e inicia su quinto ejercicio como Jefe Comunal, con el apoyo de casi 7 de cada 10 vecinos.
Tiene mas de los dos tercios de concejales en el Deliberativo local, y goza del cariño y el acompañamiento de gran parte de la población que el 27 de octubre último le dijo que, pese a sus 78 años de edad, está impecable para ser intendente y con todas las ganas de sellar en bronce su nueva gestión como Lord Mayor de Berazategui.
OPOSICIÓN DÉBIL
Del ‘otro lado’, prácticamente no encuentra un conductor nato de la oposición. En los últimos años, se desvanecieron frente a la llamada ‘mussidora’, referentes como Horacio Valdéz, ‘Mata’ Rodríguez, ‘Tito’ Geneiro, Jorge Sívori, entre otros.
Había quedado en pie el funcionario nacional Ricardo Giacobbe, que afilaba su espada para 2021 pero le ganó la pulseada el cáncer y falleció hace un mes atrás…
Los llamados ‘aprendices’ de opositores Ju-lián Amendolaggine y Gabriel Kunz ensayaron algunas escaramuzas urnarias pero no alcanzaron a ‘mover el amperímetro’ y quedaron muy rezagados, lejos de alguna chance de pelearle el poder a Mussi.
Otros personajes que quisieron asustar e hicieron menos ruido que timbre oxidado, como Nicolás Terrera, Dante Morini y varios mas, aún juntos ni siquiera podrían haber conseguido un concejal.
Todos diluídos por la historia y el poder de la militancia que rodea a Mussi en cada desafío electoral.
Hoy, Juan José Mussi inicia una nueva etapa al frente del municipio de un Berazategui que, como el resto del país, quedó empantanado en una crisis provocada por políticas distantes de las necesidades de la gente y que dañaron a la mayoría de los municipios de todo el país, pero el ‘Doc’ sabe de su capacidad de ‘piloto de tormentas’, y el Pueblo de Berazategui confía en ese desafiante Juan José Mussi que hizo historia y que, sin dudas, a partir de ahora la seguirá haciendo en esta nueva etapa que se inicia en la Democracia de Berazategui…