El intendente de Berazategui, Patricio Mussi, entregó la segunda tanda de bicicletas eléctricas a recolectores informales de la ciudad, para que continúen su labor sin la utilización de carros con caballos, evitando así la tracción a sangre, prohibida por Ordenanza municipal N° 5.694.
El Intendente municipal entregó otras 30 bicicletas, priorizando a aquellas familias más vulnerables: «Nosotros hicimos una Ordenanza que prohíbe la tracción a sangre, tanto de personas como de animales, y con esta acción intentamos darles una chance, para que continúen con la actividad que sustenta las economías familiares. Siempre les pedimos disculpas porque no les podemos dar un empleo, en este caso puntual, pero trabajamos en esta salida para darles dignidad y cuidar, por otro lado, a los caballos. Estas bicicletas son un paliativo que protege al animal y a las personas», aseguró Patricio Mussi, y sumó: «Festejo que hoy en Quilmes se esté aprobando una Ordenanza como la que tenemos acá y ojalá sigan por este camino, de darles algo a cambio. Nosotros les entregamos estos triciclos, no sé si es la solución; es más, creo que no, pero por lo menos hacemos algo para no perjudicarlos y a la vez intentar cambiar las cosas que están mal».
Estas nuevas bicicletas, adjudicadas en el Centro de Actividades Roberto De Vicenzo, fueron adaptadas especialmente para desarrollar de una manera más rápida y cómoda los trabajos informales de recolección de residuos urbanos, además de haber sido mejoradas con respecto a las primeras, que se entregaron hace unos meses atrás.
En este marco, el intendente hizo especial hincapié en el resultado de la creación del Registro Único Obligatorio para los Recolectores Informales: «Ahora están todos identificados en una lista. Sabemos quiénes tienen problemas de salud, si son padres, abuelos; sabemos quiénes no tienen casa y quiénes necesitan un remedio. Porque de esto se trata esta gran familia de 400 mil habitantes, de estar al lado, unidos».
Y luego, Patricio Mussi se despidió: «Estoy terminando la gestión como Intendente. Para mí, lo más alto a lo que se puede llegar es a que, después de casi 10 años en el máximo cargo a nivel distrital, pueda caminar tranquilo por la calle, andar en bicicleta y que la gente me pida, me reclame, pero me respete; que te entreguen a su hijo para sacarle una foto. Agradezco por hacerme llegar a lo más alto que puede estar un Intendente, que es estar acá con ustedes, con la familia y sin custodios».Bicis eléctricas 2