Se trata de la oficial Débora Yanet Giménez, de 26 años, quien finalmente falleció el último fin de semana luego de permanecer internada una semana en estado crítico. La uniformada había sido encontrada con un disparo en la cabeza en su vivienda de la localidad bonaerense de Presidente Derqui.

La familia de Giménez denunció que el asesino de la chica sería la pareja de la mujer, de nombre Pablo.

Débora Giménez estaba en terapia intensiva en el hospital ‘Austral‘, donde fue trasladada el pasado domingo 5 de enero cuando la mujer fue encontrada con un balazo en su cabeza en su casa de Derqui, partido de Pilar.

Allí acudieron efectivos policiales tras un llamado de la pareja de Débora al 911, donde alertaba sobre que la mujer se había disparado a la altura de la sien.

Según relató el hombre, él y Débora habían mantenido una discusión, tras lo cual «la mujer se dirigió hacia el baño y se disparó en la cabeza«. Sin embargo, familiares de la víctima desestimaron esa versión y denuncian que se trata de un femicidio.

Por su parte la mamá de la joven aseguró que su hija “nunca hubiese hecho algo así”. Algo similar cree la hermana de Débora, quien contó que habló con ella minutos antes del disparo y que escuchó “gran parte de una discusión” con Pablo.

Débora y su marido se habían casado hacía tan sólo un mes, luego de cinco meses de relación. Ella trabaja en la Policía Local de San Martín y él conduce un patrullero municipal de San Martín.

La causa estaba caratulada como “tentativa de suicidio”, por lo que pasó a caratularse “suicidio”. La misma está en manos de Germán Camafreita, de la Fiscalía N° 4 Descentralizada de Pilar.