El director de la Organización Mundial de la Salud afirmó que «la pandemia del coronavirus es diez veces más mortal que la pandemia de gripe H1N1 en el 2009». «El COVID-19 se acelera muy rápido, se desacelera mucho más lento. Eso significa que las medidas restrictivas deben levantarse lentamente y con control. No puede ser todo de una vez», aseguró
Tedros Adhanom Gebreyesus habló sobre cómo varios países ya han sufrido varias semanas de restricciones sociales y económicas, algunos se preparan para imponerlas, y otros consideran si se pueden levantar. «En todos los casos, estas decisiones deben basarse ante todo en proteger la salud humana y guiarse por lo que sabemos sobre el virus y cómo se comporta», dijo.
El doctor Tedros recordó que «la estrategia se debe ajustar a medida que se obtiene nueva evidencia, pero que la búsqueda temprana de casos, las pruebas, el aislamiento y el rastreo de contactos son esenciales para detener la transmisión».
«Aunque el COVID-19 se acelera muy rápido, se desacelera mucho más lento. En otras palabras, el camino hacia abajo es mucho más lento que el camino hacia arriba. Eso significa que las medidas restrictivas deben levantarse lentamente y con control. No puede ser todo de una vez», aseguró.
Al respecto, el director de Emergencias de la Organización, el doctor Mike Ryan, aseguró que «no se podía remplazar el confinamiento por “nada». «Tenemos que remplazarlo por comunidades educadas, comprometidas y empoderadas. Vamos a tener que cambiar nuestros comportamientos en el futuro cercano. Por ahora hemos visto una buena de la gente en la mayoría de los casos, pero deberemos tener esos comportamientos adaptativos en términos de higiene y distancia física por un buen tiempo», dijo Ryan.
«Ahora mismo todos sufrimos porque estamos separados, pero esto es porque los países no saben dónde está exactamente el virus. La única manera de salir de esto es localizarlo a través de hacer pruebas a las personas que podrían tenerlo», aseguró.
Por su parte, la epidemióloga Maria Van Kherkhove explicó que «lo que podría pasar es que, si las restricciones se levantan de forma estratégica, de forma gradual primero en las zonas del país menos afectadas, entonces el sistema de salud se puede dedicar a identificar rápido los casos en otras zonas más afectadas».
Mientras algunos países están considerando cómo aliviar las restricciones, otros están considerando si se deben introducir, especial-mente muchos países de bajos y medianos ingresos en África, Asia y América Latina.
En países con grandes poblaciones pobres, las órdenes de «quedarse en casa y otras res-tricciones utilizadas en algunos países de altos ingresos pueden no ser prácticas», aseguró el doctor Tedros.
Muchas personas pobres, migrantes y refugia-dos ya viven en condiciones de hacinamiento con pocos recursos y poco acceso a la atención médica. «¿Cómo sobrevives a un encierro cuando dependes de tu trabajo diario para co-mer? Los informes de noticias de todo el mundo describen cuántas personas están en peligro de quedarse sin acceso a los alimentos», aseguró.
Tedros reiteró que «las restricciones de distanciamiento físico son solo una parte de la ecuación, y hay muchas otras medidas básicas de salud pública que deben implementarse».
«También hacemos un llamamiento a todos los países para que se aseguren de que, cuando se utilizan medidas para quedarse en casa, no deben hacerse a expensas de los derechos humanos. Cada Gobierno debe evaluar su situación, mientras protege a todos sus ciudadanos, y especialmente a los más vulne-rables», expresó.