El flamante bloque de ‘Los Federales’ lo integrarán Romero, Reutemann, la neuquina Crexell y la riojana Vega. Consideran que la idea del diputado Heller «agranda la grieta y no ayuda al presidente». Y cuestionaron a Cristina por querer sesionar sólo con ese tema.
Esenadorl salteño Juan Carlos Romero y el santafesino Carlos Reutemann oficializaron esta semana el nuevo interbloque federal en el Senado, con un duro comunicado contra Cristina Kirchner, a quien acusaron de haber «congelado el funcionamiento parlamentario durante la cuarentena y buscar un aval de la Corte sólo para tratar el proyecto que grava las altas fortunas y prepara su hijo Máximo, jefe de los diputados oficialistas».
Será entonces la continuidad de la bancada que por años liderara Adolfo Rodríguez Saá y agrupara a peronistas que se distanciaban del kirchnerismo durante el gobierno de la ahora vicepresidente y algunos partidos provinciales. En la gestión de Mauricio Macri se fueron diluyendo entre quienes lo respaldaban, como Romero y Reutemann, y los más críticos como Rodríguez Saá y el neuquino Guillermo Pereyra.
En esta nueva etapa la integrará además la neuquina Lucila Crexell, quien llegó en 2013 desde el Movimiento Popular Neuquino y reeligió el año pasado con el PRO por gestión de Miguel Pichetto y la muerte en plena campaña de Horacio Quiroga. Y la riojana Clarita Vega, una peronista que integró la lista de 2017 y reemplazó a la electa intendente radical Olga Brizuela y Doria. La UCR peleó en la justicia para que no asumieran, perdió y después de jurar ninguna quiso sumarse a Juntos por el Cambio.
«Quieren forzar una sesión por telecon-ferencia sólo para evitar presentaciones futuras en contra del impuesto a los grandes capitales ideado por Máximo Kirchner. Una iniciativa que solo agranda la grieta y no ayuda en nada a respaldar el camino tomado por el presidente para combatir esta pandemia» reclamaron los senadores.
La presidencia la tendrá Romero pero en su entorno aclararon que será con fines administrativos porque será un bloque horizontal y hasta podría actuar como la «pata peronista» de Cambiemos. Desde diciembre tuvieron posiciones dispares: Reutemann votó a favor de la ley de emergencia económica y junto a Crexell avalaron en febrero el pliego de Carlos Raimundi como embajador en la OEA, rechazado por radicales y macristas.
Cabe recordar que, entre los no kirchneristas, el proyecto presentado por el diputado Heller, en realidad le achacan la autoría a CFK…