A última hora de la noche del martes, un avión sanitario se estrelló llegando al aeropuerto de la ciudad de Esquel, en la provincia de Chubut.

La nave arribaba con cuatro tripulantes: un médico y una enfermera murieron, mientras que el piloto y el copiloto se encuentran internados, uno de ellos en estado crítico.

La aeronave partió a las 20 desde San Fernando para buscar a una paciente que debía ser trasladada de urgencia a Buenos Aires. Sin embargo, se precipitó antes de aterrizar en el Aeropuerto Internacional Brigadier General Antonio Parodi, cerca de las 11 de la noche.

Bomberos de Esquel confirmaron que cinco dotaciones trabajaron en el lugar tras la explosión que se provocó por el impacto.

Sergio Cardozo, director del Hospital de la localidad chubutense confirmó que el personal médico murió, mientras que los pilotos fueron los únicos sobrevivientes.

“Uno de ellos tiene el 50% del cuerpo quemado, fracturas de columna cervical y dos vértebras, traumatismo de tórax, fractura en el esternón, contusión pulmonar y hematomas al nivel del intestino. Actualmente está en el quirófano, en estado crítico”, se informó.

En tanto, el otro paciente “está un poco más estable, tiene una fractura del esternón con una contusión pulmonar y mañana veremos como sigue», agregó Cardozo.

Si bien se desconocen las causas que generaron el accidente, a esas horas de la noche la visibilidad era escasa debido a la niebla. Pese a que el aeropuerto está habilitado para operar en horario nocturno y cuenta con todos los elementos necesarios para hacerlo, según el Metar (Informe Meteorológico Aeronáutico de Rutina) la visibilidad al momento del hecho estaba reducida a apenas 100 metros.

La aeronave en llamas tras el aterrizaje de emergencia

La aeronave en llamas tras el aterrizaje de emergencia