Para la industria automotriz nacional, abril fue históricamente negativo, ya que en ese mes no se registró producción de vehículos en el país.
«Como es de público conocimiento y en cumplimiento de las normas de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio como resultado de la pandemia COVID19, las terminales automotrices han mantenido su actividad productiva paralizada desde el 20 de marzo pasado», indicó un informe de ADEFA, entidad que nuclea a las automotrices instaladas en la Argentina.
Al considerar el período enero-abril, este año la producción acumula menos de 66.000 unidades, lo que implica un derrumbe del 38% respecto de las casi 107.000 que alcanzó la industria en igual lapso de 2019.
En el caso de las exportaciones, el sector envió 2.386 unidades principalmente a mercados de la región.
Estas salidas corresponden a unidades remanentes producidas previamente al establecimiento de aislamiento y se despacharon hacia fines de abril, cuando se flexibilizó la cuarentena y se habilitaron a las actividades vinculadas al comercio exterior.
El comercio entre Argentina y Brasil cayó casi el 45%: es el mayor retroceso desde febrero de 2009.
Esto implicó un desplome de casi 83% en su comparación con el mes anterior, y 88% por debajo del volumen que se contabilizó en abril de 2019.
En el acumulado de los cuatro primeros meses, las exportaciones registraron 37% de caída.
En ventas mayoristas, en tanto, el sector automotor comercializó a la red de concesionarios 7.512 unidades, volumen que se ubicó 60% por debajo del desempeño del mes anterior, y se contrajo casi 74% en su comparación con abril del año pasado.
Así las cosas, en el acumulado enero- abril las ventas mayoristas se contrajeron 35%.
Desde ADEFA indicaron que, en el marco de la pandemia, las terminales realizaron acciones concretas para colaborar con el Gobierno nacional, diversas provincias y organizaciones como los préstamos de vehículos de flota, fabricación de máscaras faciales, y diversas donacio-nes, entre otras iniciativas.
De cara a lo que viene, el presidente de ADEFA, Gabriel López, destacó «la necesidad de continuar trabajando con el Gobierno en la búsqueda de medidas para asegurar la sostenibilidad de las compañías de toda la cadena de valor en materia financiera, impositiva y laboral».
«Desde el inicio del aislamiento social comenzamos a trabajar junto a las autoridades nacionales y provinciales en medidas que permitan mitigar los efectos negativos del cese de la actividad industrial y comercial de manera de asegurar condiciones que hagan sostenible la estructura de toda la cadena de valor de este sector estratégico», dijo López.
En este sentido, el directivo destacó: «dado el perfil exportador de la producción del sector automotor, es muy auspiciosa la posibilidad de volver a producir para exportar».
ADEFA indicó: «el sector en su conjunto tiene ya establecidos estrictos protocolos en materia de seguridad y sanidad para poder volver a producir». «Es muy importante ahora establecer procesos administrativos de aprobación de reinicio de la producción ágiles y acordes con las complejidad de la cadena de valor de la industria para así poder retornar a la actividad total lo más pronto posible», concluyeron.