El desembarco del Dr. Marini como jefe del ‘Evita Pueblo’ había traído grandes bocanadas de aire fresco, después de las nefastas gestiones de Rodrigo Castañeda y Karina Fiquepron. Pero lo bueno dura poco, dijo el sabio Alfredo Casero mientras se clavaba un flan, y al poco tiempo ‘Don Juan’ comenzó a derrapar bastante, seguramente por la falta de control que requiere conducir…
Ya hubieron problemas internos que mostraron el poco acompañamiento que Marini tiene del equipo de ‘asociados’; también apareció en escena una supuesta ‘directora asociada’ (no se conoce el nombramiento pero Don Juan le dio bastante manejo, dicen…).
Y encima, al hospital volvieron Dalmiro M. y Federico D., dos tipos audaces que tuvieron su ruido dentro del ‘Evita…’ cuando Castañeda les puso los puntos legalmente. Uno parece que tenía mucho ruido en Compras del nosocomio, donde había mas dibujos que Fontanarrosa con Inodoro Pe-reyra, lo que no escaparía al conocimiento de Marini (por eso la extrañeza de haberlo repatriado) y el otro en el Laboratorio, donde -aseguran- los reactivos y otros elementos del hospital, estaban en cualquier lado (o casa…) menos en el ‘Evita’ y el manejo de horas en el lugar…
Castañeda los arrinconó legalmente, y Fiquepron los ejecutó, dicen. Uno emigró al hospital de Gonnet y el otro al Laboratorio Central. ¿Porque los trajo de vuelta Marini ?hospital Evita