Si bien las encuestas siguen dando como ganador al presidente Alberto Fernández, ello es por un margen cada vez menor. El 50 por ciento de los consultados cree que las decisiones importantes las toma él, contra un 42 por ciento que dice que son de Cristina Kirchner, su vicepresidenta.

Eso afirma un flamante trabajo elaborado por la consultora Real Time Data, basado en un universo de 1.000 casos. Los números son de agosto y reflejan cómo viene subiendo la percepción sobre cuánto influye CFK en el Gobierno.

Un mes atrás, en julio, Alberto se quedaba con el 53% de los votos y ella con el 41. Y hace dos meses, en junio, la cuenta daba 57 a 33 en favor del Presidente. Es decir, había una brecha de 24 puntos entre los que creían que manda Alberto y los que señalaban a CFK. Esa brecha, en solo dos meses, se redujo a 8 por ciento.

Entre las recientes decisiones del oficialismo que levantaron el perfil de la vicepresidenta sobresalen dos: la proyectada reforma judicial y el intento de expropiación de Vicentin. En el segundo caso, incluso, Alberto sintió la necesidad de aclarar que la medida era suya y no de su vice.