Más de 133.000 apostadores se unieron durante el aislamiento social y obligatorio a diversas páginas de la red social Facebook que realizan bingos virtuales.
Así lo advirtió el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos de la Defensoría del Pueblo bonaerense.
El organismo, además, aclaró que se trata de una actividad ilegal que es penalizada.
A través de un comunicado, la Defensoría informó que «en los últimos meses contabilizó unas seis páginas diferentes que aglutinan a 130 seguidores».
Asimismo, consignaron que «el 80% de quienes realizan apuestas son mujeres y las edades oscilan entre 20 y 60 años».
«Para muchos organizadores es un rebusque para sobrellevar la difícil situación económica. Pero la informalidad amplifica distintos riesgos: posibles estafas, posibilidad de que niños/as y/o adolescentes realicen apuestas y ausencia de mecanismos de limitación para personas que sufren ludopatía», señaló Walter Martello, defensor del Pueblo adjunto de la Provincia y responsable del Observatorio.
En un informe difundido por el organismo, explican que «se realizan juegos de entre 20 a 300 números o líneas, y el valor de los números oscila entre los $5 a $350, y el de los premios entre $100 y $70.000».
Según detallaron, «el éxito de este fenómeno radica en que el organizador no invierte su propio dinero para garantizar un pozo que pague los premios. Los premios provienen del dinero de los propios apostadores al comprar sus números y los sorteos solo se producen cuando todos los números han sido vendidos».
De manera que «el costo económico para el organizador es cero».
La participación en los bingos virtuales implica: «Riesgo de ser estafados, riesgo de ser perseguidos penalmente, riesgo por lo peligroso que es participar en una actividad ilícita y sobre los peligros que implica para personas con problemas de juego patológico», concluyó Martello.