La estampida que se dio en Bromatología municipal, levantó tanta polvareda que se veía desde la parrilla de la plaza Ducilo.
¿Como podía ser que el propio intendente haya recibido una foto sacada dentro mismo de la dependencia municipal sin que nadie se diera cuenta?
La verdad es que el propio Mussi recibió la postal de la media res que algún carniza debió dejar como peaje en la 149 frente al Cementerio, y -dicen- los gritos del Lord Mayor se oían desde el frigorífico de la 21, mientras que trataron de tapar el asunto para evitar sumar vergüenza a lo que ya se viene conociendo desde esa oficina, manejada a criterio de quien recibió poder en la gestión Patricio, y nadie se animó a quitársela… Glup!