La Justicia avaló la presentación de 750 afiliados presentados por Gustavo Posse para la interna bonaerense, superando una impugnación presentada por el sector oficialista de Maximiliano Abad.
El propio Posse había considerado esas impugnaciones como «una provocación».
El intendente de San Isidro aseguró que en el oficialismo estaban «desesperados y nerviosos».
El Tribunal en lo Criminal 6 de San Isidro avaló el recurso de amparo que había presentado Posse y deberán reincorporarse a los 750 afiliados que fueron excluidos del padrón por la mesa directiva de la UCR que conduce el ex vicegobernador, Daniel Salvador.
El viernes último, Gustavo Posse formalizó su candidatura en una conferencia virtual de la que participaron Martín Lousteau, los referentes radicales Federico Storani y Juan Manuel Casella, y algunos intendentes del radicalismo.
Aseguran asimismo que la pelea por el Comité bonaerense, servirá además para medir la pulseada nacional.
Lousteau y Emilio Monzó trabajan en la candidatura de Posse, mientras que María Eugenia Vidal respalda a Abad -jefe del bloque de diputados en la Legislatura bonaerense- y a Salvador.
Desde el armado de Posse reclaman desde hace meses que la elección interna sea suspendida por la situación sanitaria que atraviesa la provincia. Sin embargo, la fecha para la elección interna está fijada para el 11 de octubre.
«No entiendo la fecha en la que insistieron en poner esta elección interna, lo decidieron el 7 de julio cuándo había 80.447 casos en el país y en la provincia 1.476, le dijimos que no era conveniente y siguieron adelante», dijo Lousteau durante el encuentro virtual.
«No entiendo cómo en lugar de usar el partido para cambiarle la vida a la gente, tratan de usar a la gente para perpetuarse en el partido», agregó el senador.
Durante el proceso de afiliaciones, Abad había sacado ventaja a Posse.
Según los números que aportan los jefes de campaña del oficialismo radical, los distritos que respaldan la candidatura del diputado de Mar del Plata aportaron alrededor de 39.000 nuevas afiliaciones (casi el 65%), contra unas 22.000 que adhieren a la postulación de Gustavo Posse (por encima del 35%). Desde el possismo desmienten esas cifras.
Por el momento, la mayoría de los intendentes radicales manifestaron su apoyo a Abad, que en total suma unos 28 intendentes de la provincia (sobre un total de 33), todos los diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires y la mayoría de los legisladores provinciales.
En tanto, son cinco los intendentes que respaldan a Posse: Franco Flexas (General Viamonte); Matias Rapallesi (Maipú); Miguel Gorgoglione (San Cayetano) Jose Rodriguez Ponte (General Lavalle) y Facundo Castelli (Puan).