En medio de la pandemia reinante en todo el Mundo, y por ende en Berazategui también, y con las arcas municipales en grave situación ya que el coronavirus le significó una magra recaudación de tasas al municipio, el concejal del PRO Marcos Cuellas hará un viaje de placer a Italia, pagado con el erario público.
Cuellas, de familia de excelente condición económica en Berazategui, propietario de un costoso bar de la calle 13 y funcionario del ministerio de Seguridad provincial (aparte de ser concejal) arregló hace rato con el entonces intendente municipal Patricio Mussi la adquisición de canchas de césped húmedo para el club Ducilo. En esa maniobra, entró una empresa fantasma del entonces jefe de Gabinete Javier Amat, que tenía el millonario negocio del riego de las canchas, que hoy asumió -como corresponde- el propio municipio.
El negocio del Hockey venía atado a un viaje de Cuellas a Italia, con los gastos pagos en un viaje que el concejal hará con goce de haberes, violando varios principios legales de la Ley Orgánica de las Municipalidades.
Cuellas ya vivió 10 años en Italia e inclusive jugó en aquel país, y los vistos y considerandos de la ordenanza aprobada especialmente por el oficialismo peronista (…) establece que el concejal viaja para adquirir conocimientos en ese deporte, cuando él fue jugador y es entrenador de hockey. Pero el tema es que, primero, Cuellas no es un funcionario municipal del área de deportes. Es un legislador comunal que -se supone- nada tiene que ver con la actividad deportiva del distrito sino con la función de sancionar ordenanzas y medidas que sirvan al Pueblo de Berazategui.
Otro punto es que por la decisión del partido gobernante en el distrito, el concejal macrista estará saliendo del país con la aprobación del Cuerpo, dejando las sesiones con 23 concejales, cuando debería haber asumido un concejal reemplazante, así que la oposición se quedó con un concejal menos.
Si bien es resorte de cada Concejo Deliberante establecer el asunto de las licencias a conceder a los concejales, es absolutamente clara la connivencia entre el Frente de Todos y el PRO en Berazategui, ya que Marcos Cuellas no puede aportar nada a Berazategui por no tratarse de un funcionario municipal de Deportes, y aparte, siendo su condición económica visible bastante estable, parece casi una burla que mientras se trata de establecer recategorizaciones y mejoras salariales a los trabajadores municipales, caminando entre las espinas de la magra situación económica actual del país y también de Berazategui, y cuando se busca que la gente del área de Salud pueda, también, ser recategorizada y sus sueldos mejorados, un concejal de excelente pasar económico se burle de la comunidad y viaje de paseo a Italia cobrando el dinero que el Pueblo le paga para legislar y no para que vaya a ‘aprender’ sobre Hockey a otro país, mentira que cae de madura ya que el mismo fue jugador profesional de ese deporte, es entrenador en el mismo y no tiene nada que ver con el hockey municipal, ya que es concejal, no funcionario.
Eso sin agregar que después de padecer COVID19 -confirmado por él mismo- se desconoce si donó plasma para ayudar a alguien, y encima, en momentos de crisis en Seguridad como los que se viven en Berazategui, el funcionario ministerial -según él mismo afirma- viaja a ver partidos de hockey a otro país usando dinero del contribuyente de Berazategui, con el apoyo y la aprobación del oficialismo local…