Tras un fuerte reclamo especialmente de intendentes del PRO en la provincia de Buenos Aires, el gobernador Axel Kicillof garantizó el miércoles último a los jefes comunales que en los próximos días hará efectivo el pago de los $ 1.500 millones que estaban comprometidos para que los distritos puedan hacer frente a la pandemia.
La suma es parte de los 3.000 millones que el gobierno provincial prometió a los alcaldes en el marco de la emergencia sanitaria, para hacer frente a la crisis que generó el coronavirus en las economías locales.
La reacción del Gobernador llegó 24 horas después de una dura carta de parte de los intendentes del PRO en la que le solicitaron una reunión «urgente» para resolver las demoras en los giros de fondos a los municipios que según los alcaldes, «condicionan» la gestión en los municipios en un contexto de pandemia.
Preocupados por demoras en el giro fondos, los intendentes del PRO pidieron una audiencia «urgente» a Kicillof.
El pedido fue ingresado el martes de esta semana en la Casa de Gobierno en La Plata.
Los intendentes que articulan en grupo y buscan liderar la oposición en la provincia, detallaron entre los puntos: demoras en la firma de convenios del Fondo de Infraestructura Municipal y el urgente desembolso de los anticipos para iniciar las obras que se encuentran paralizadas desde 2019.
También le solicitaron una mayor celeridad en el proceso de pago de las deudas que mantiene la Provincia y conocer los plazos de depósito del ATP acordado para este año.
Es ese último punto el que Kicillof les garantizó este miércoles a los intendentes.
El Gobernador hizo el anuncio en el marco de un encuentro que mantuvo por videoconferencia con los jefes comunales de toda la provincia, luego de reunirse con su Comité de Expertos para actualizar los datos de la situación epidemiológica.
Estos 1.500 millones que esperan en los distritos son aportes no reintegrables a distribuir entre todos los municipios de la provincia a través del Coeficiente Único de Distribución (CUD) y en función de los ingresos totales corrientes de acuerdo a datos oficiales enviados por los municipios para el ejercicio 2019.
La primera mitad de los 3.000 millones conseguidos por los jefes comunales de la oposición a cambio de la aprobación de la ley de financiamiento se pagó en agosto.