Seguramente, cuando lean este artículo, mas de uno pensará: «¿será que el tipo quiere una dictadura?», reacción típica de los que, en vez de analizar el contenido y buscar si puede o no ser cierto lo escrito, optan por cerrar sus entendimientos y atacar al que escribe. ‘Está loco el tipo… debe querer que vengan los milicos…’, otra de las absurdeces que esgrimen los que ciegan sus entendimientos frente a verdades muy visibles.
Desde la vuelta de la Democracia, en 1983, los ‘sanos políticos’ que tomaban el timón del país tras la dictadura que desde hacía 7 años mandaba en el país, empezaron a hablar de los problemas que tenía el país.
No se animaban a decir que muchos de ellos quedaron en stand-by desde 1976. Lo mejor era hacer cargo de todo a los militares, que ingresaron en la vida del país ‘de facto’, sin que nadie los vote.
Y ahí comenzaron los ‘salvadores del país’. Desde el P.A.N. y la Operatoria 830, el Austral y otros inventos de Alfonsín, avanzando con las privatizaciones del país de la mano de Menem, que para sostener un «1 a 1» imposible en el Mundo entero, rifaba los recursos de Argentina como el mejor…
Un De la Rúa robando abiertamente al país con el ‘Corralito’ que se apropió impunemente de los ahorros de la gente con el mayor de los caradurismos, como jamás se vio en el país, siguiendo por un Duhalde ensayando un «el que depositó dólares recibirá dólares» y que al otro día de ese verso, desató las cadenas del billete verde y lo llevó de un salto al «4 X 1» que dejó tecleando al país.
La Argentina que comienza a ser presidida por el hombre mas derrotado de los últimos decenios: Néstor Kirchner, que -por ser Argentina…- accede a la presidencia con el 22% de los votos totales, e inicia un imparable sistema de sostenimiento de la pobreza alimentando el clientelismo, con cientos de miles de ‘planes’ con todos los nombres habidos y por haber…
Verdaderos ejércitos de desocupados, sostenidos por el increíble incremento en la aplicación y recaudación de impuestos
a la gente, que encima aplaudía la idea del sostenimiento de los ‘Movimientos Sociales’ recibiendo dinero, alimentos, computadoras, viviendas y todo aquello por lo que nadie nunca trabajó, bancado con lo que le quitan a los que siempre trabajaron.
La continuidad de Cristina Fernández, que aparte de regar a diario el crecimiento de los ‘planes-dependientes’, forma hordas de activistas dispuestos a apalear a cualquiera que se interponga entre la vagancia de ellos y la queja de los que aportan cada vez mas…
Un desvío de ruta frente a Mauricio Macri, un ‘extraño liberal’ quien no titubeó en tratar de simpatizar con el ejército de desocupados, agregando mas ‘novedades’ que le sirvan a él para gobernar 4 años, sin aportar una mínima idea de como crecer como país, y embargando a varias generaciones con préstamos y créditos impagables, arruinando -igual que sus predecesores- el futuro (y el presente) del país.
Y la vuelta, como ‘yapa’ de la historia, del peor ‘frente’ armado por aquellos que tanto se odiaban entre sí, que salían en cuanto canal de TV, diario o radio tuvieran a mano, igual que saturando las redes, con terribles comentarios entre ellos, gritando a quien quiera escuchar, cuan ruín era «el otro o la otra», y que frente a la gran torta que aún quedaba por repartir, se asociaron para seguir saqueando el país.
Grupos respaldados por el Gobierno
, cercenando a diario los supuestos ‘derechos constitucionales’ que deberían estar allí, al alcance de todos, como a circular libremente por el territorio del país, pero que ‘ellosdeciden cuando y quien, donde y como, manejar lo que es patrimonio de todos, pero que los ‘Movimientos Sociales’ de la mano del Gobierno, han expropiado inmune e impunemente.
Dicen que estamos en Democracia. Pero los derechos a vivir, a comer, a educar, a la salud, a trabajar, a circular libremente, fueron y siguen siendo pisoteados por los que trabajan para el Gobierno…
¿De que Democracia hablamos entonces?