Eñ manejo que el Movimiento Evita tiene en sectores empobrecidos de Berazategui, abre cada vez mas interrogantes respecto del rol de la agrupación que conduce Emilio Pérsico. En nuestro distrito, las dádivas a los ‘beneficiarios’ las maneja Matías Aguirre, un extraño personaje que supo ser monaguillo de iglesia y hoy es casi un explotador de vecinos.
Ya habíamos dado cuenta de la cantidad de mercaderías -que incluyó 16 piezas de jamones– que el dirigente local tiró a la basura, por no dárselos a la gente con hambre; cuentan que hace un mes atrás, tiró decenas de pan dulces que estaban destinados a merenderos de la zona, y de lo cual –igual que los jamones– habría fotos.
El municipio de Berazategui le otorgó rango de subsecretario, poder que le sirvió para manejar cientos de miles de pesos en dádivas, y 9 millones de pesos para «saneamiento» de un arroyo.
Matías Teodoro Aguirre, en 2017 compitió contra Mussi desde el espacio ‘Cumplir Berazategui’ llevando como referente al ex ministro de CFK, Florencio Randazzo.
Obvio que en Berazategui fue paupérrimo el resultado (poco mas del 3% de votos) pero lo que mas trascendió fue que todos los observadores coincidían en que Aguirre ‘jugaba’ para debilitar al justicialismo que competía, para afianzar a ‘Unidad Ciudadana’, que llevaba a Cristina Kirchner para senadora y a Mussi para concejal.
Pasadas las elecciones, se sabía que el joven del ‘Evitareclamaría su paga por la jugada, y al poco tiempo nomás, comenzó a decirle a todo el mundo que iría de ‘concejal de Mussi’ lo que -en cierta manera- no sorprendió a nadie, aunque sí por la posibilidad de que este inexistente militante quilmeño, pudiera alzarse con un escaño en Berazategui, desplazando a tantos militantes que la vienen remando hace años.
Aguirre es el creador de la Cooperativa de Trabajo ‘Pacha Limpia’ con sede en Catamarca 1609 de Quilmes, aunque en el Estado figura también con dirección en Paniza 77 de Quilmes.
Beneficiado por la Comuna local, la Municipalidad de Berazategui -a través del intendente Patricio Mussi– le entregó en comodato, el 8 de abril de 2016, un predio en la calle 314 con manzana 370, 313A y 369A para que funcione la mencionada cooperativa quilmeña.
Es que en abril de 2015, el Gobierno de la provincia de Buenos Aires le adjudicó fondos para una obra que haría en el barrio CGT de Berazategui, ubicado sobre Av. Dardo Rocha y 18, que recibió en un acto formal en La Plata el propio Aguirre.
Poco se conoce sobre esos trabajos, si se hicieron y si se rindieron las cuentas al erario público como corresponde.
Si bien hay voces que aseguran que nunca se hicieron los trabajos adjudicados, aún no se puede encontrar información oficial en internet que confirme o desestime dichos trabajos.
También se sospecha que dicha cooperativa, «Pacha Limpia» está directamente ligada a otra cooperativa quilmeña, ‘Pacha Nuestra’ que orienta una compañera del beneficiado ‘Movimiento Evita’ donde es ‘capo’ zonal Aguirre, Mónica Ponturo, otra de las que recibió en La Plata, obras de las cuales se desconoce si se desarrollaron, cuales fueron y la liquidación de los fondos derivados por el Estado Bonaerense a ambas cooperativas, en igual situación.
9 MILLONES PARA
LIMPIAR UN ARROYO
Desde La Plata, dicen, habrían destinado 9 millones de pesos para limpíar y sanear arroyos en el distrito, entre ellos, un canal aliviador que corre por Av. Dardo Rocha desde Av. Sevilla (donde conecta al Aliviador San Juan) hacia calle 24.
Aguirre destinó para el ‘trabajo’ a 16 personas, aunque se sospecha que en realidad figuran 30.
Habría detrás de ello, una funcionaria en La Plata -de apellido Llanos– quien manejaría no solo los proyectos en Berazategui, sino los millones que dispone Matías Aguirre.
Se les paga $ 15.000 a los que van dejando sus vidas dentro de sucios arroyos, como ‘trabajos comunitarios’ que incluye caminar en las contaminadas aguas sacando basura. Lo inhumano de esas tareas rayan casi la servidumbre a un movimiento político.
También hacen trabajos en el hospital local, los CAPS y plazas, pero nada tan degradante como caminar dentro del arroyo de pútridas aguas, para poder llevarse $ 500 diarios.
En las otras tareas, obtienen $ 8.500 mensuales que cobran con tarjeta del Banco Provincia y en algunos casos, otros $ 8.500 como plus que decide el propio Matías.
Si a alguien «no le agrada» dejar su salud dentro del arroyo, el subsecretario municipal cuenta con un «manodura» -de apellido Sandoval– que ‘convence’ a los amotinados, de no hacer lío contra el Movimiento Evita.
300.000 EN DISPUTA
También hubo otros escarceos sobre el manejo de una partida de $ 300.000 que recaía en el Frente de Mujeres del Movimiento Evita desde el ministerio de Desarrollo Social de Nación, pero que se desvió a manos -obviamente- de Matías Aguirre.
Según la información reinante, el Frente de Mujeres -donde estaría gente muy cercana al subsecretario municipal– se habría escindido del ‘Evita’.
Se estaría reclamando una investigación sobre la procedencia del dinero utilizado en el local que alquilan en Av. 14 casi 145, donde Aguirre tendría una oficina casi igual a la del intendente Mussi, con muebles carísimos, pisos flotantes, televisores Smart de grandes pulgadas y lujos increíbles que no se condicen -plantean- con los ingresos que «por derecha» tendría el funcionario municipal Matías Aguirre.
También quieren que explique el referente de Pérsico, cómo hizo para comprar una costosa vivienda en Ranelagh, lejos del valor de la que ocupaba hasta no hace mucho.