Pareciera que todo el mundo sufrió una pandemia de amnesia política, ya que del viajecito de placer -pagado por los vecinos de Beraza-tegui- que el concejal Marcos Cuellas hace en Italia, nadie habla mas…
Inclusive la ‘conducción’ de Juntos por el Cambio andaba pataleando reclamando la dieta de concejal (y la banca) pero de la noche a la mañana… el silencio es salud…
Igual, convengamos que en el frente del recinto de sesiones deberían colocar un cartel de «el que esté libre de culpas, que tire la primera piedra…» ¿No Kunz, Sívori y otros?