El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) sancionó las distribuidoras Edenor y Edesur con una multa de más de $2 millones y deberán retribuir $8.000 en favor de cada usuario afectado, «por haber aplicado cargos ilegítimos en la facturación del servicio público de electricidad».
En ese sentido, el organismo ordenó además, la «anulación de cargos e intereses aplicados ilegítimamente» a los beneficiarios, según se dispuso a través de las resoluciones 38/2020 y 39/2020, dando así una respuesta a «una problemática expuesta por la Comisión de Usuarios Residenciales (CUR) e ignorada por la gestión anterior».
La cantidad de denuncias alcanzadas por las resoluciones son aproximadamente 300, de las cuales 251 corresponden a Edesur y 46 a Edenor.
Por caso, entre las localidades con mayor cantidad de reclamos se encuentran la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Lomas de Zamora, Lanús y Quilmes.
Estos fueron recolectados por el ENRE entre 2017 y comienzos de 2020, luego de que las empresas advirtieran un aumento en sus facturas de luz mediante un cargo por consumos que, según las estimaciones de la empresa, no habrían sido correctamente medidos por fallas técnicas en los medidores.
Para esos casos, el reglamento de suministro establece que las distribuidoras deben hacer una prueba de contraste en el medidor, la cual resulta indispensable para determinar la nota de crédito o débito correspondiente a cada beneficiario.
«Sin embargo, Edenor y Edesur, en los casos analizados, aplicaron dicho cargo sin realizar la prueba de contraste»», explicó el ENRE, lo cual «dio lugar a un notable incremento en el monto de las facturas, que en algunos casos se volvieron impagables». Por último, el organismo regulador remarcó que esa situación «produjo que la mayoría de los vecinos debieran hacer pagos parciales y que, a las deudas acumuladas, se le fueran generando intereses».