El Concejo Deliberante aprobó esta semana, colocarle el nombre de ‘Mario Zandomeni’ a la calle 109 donde vivía, para homenajear de esa forma, al querido vecino y ex concejal radical del distrito, medida aplaudida por la comunidad, sin dudas.
Lamentablemente, nadie habló de homenajear a Mario Chiacchio, también concejal radical fallecido este año, ni al querido Julio Espínola, concejal justicialista que fue al descanso hace pocos meses atrás. Y Noemí Giménez, histórica funcionaria municipal que tenía el legajo N° 25 del municipio de Berazategui, dirigente histórica de los Trabajadores Municipales, concejal del distrito y otros títulos que enaltecen su memoria. En la sesión subsiguiente a su fallecimiento, los concejales ni siquiera rindieron un homenaje a Giménez. Simplemente dejaron la bandera del recinto a media asta y chau pinela…
Que bueno sería que el Concejo ‘mida a todos con la misma vara…’ No?