Un trabajador municipal que sufrió el incendio de su vivienda con pérdidas totales, padre de cuatro hijos -tres menores- decidió recurrir a la Comuna para pedir ayuda.
Allí fue atendido por un discutido funcionario quien prácticamente lo ‘ninguneó’ en medio de la tragedia. El municipal perdió la calma y, algunos dicen que hubo gritos, otros, un derechazo que le hizo tintilar los rulos a su jefe.
«Tranquilo Rogelio… entendemos que estás pasando por un mal momento, quedate tranquilo, no va a haber medidas en tu contra…» le aseguraron. El desvastado trabajador al otro día fue a trabajar normalmente, mientras veía como se sacaba el mundo de encima, que se le había caído en la cabeza con el siniestro. Cuando llegó de su trabajo, detrás suyo llegaba el ‘chasqui’ municipal informándole que lo habían echado.
Sin casa, con dos hijos de 5 y uno de 10 años, sin ropa, sin comida, sin trabajo… La Municipalidad de Berazategui lo echó, sin siquiera darle frazadas para los chicos… ¿Que pasa acá?