Invitada por el presidente Alberto Fernández, en medio de los actos recordatorios por el 10° aniverrsario del fallecimiento de Néstor Kirchner, la ex presidente declinó la invitación al acto de homenaje, por una largo tweet donde no hace autocrítica sobre sus ocho años de presidenta y sí critica a su sucesor Mauricio Macri y a Alberto Fernández, el actual presidente, al cual encumbró en la primera magistratura.
Cristina Kirchner calificó en su mensaje, de ‘agobiante’ la situación económica y señaló a «funcionarios y funcionarias que no funcionan» y en esta redundancia «sugirió claramente un cambio de gabinete» por lo que se deduce claramente que no está conforme con «los amigos del presidente que integran el PJ porteño y el equipo económico, en el cual sólo se salvaría Martín Guzmán».
En esta crítica, CFK también estaría cuestionado Santiago Cafiero, el jefe de Gabinete de ministros, y sólo se salvaría de los 21 ministros el del interior, Wado de Pedro, poniendo el acento en «el principal problema que tiene actualmente el país, cual es el dólar».
Así, la actual vicepresidente del país dice que «se vive en una economía bimonetaria, como sostiene también Domingo Cavallo», y pidió «una convocatoria a todos los partidos políticos y sociales para avocarse a solucionar este problema».
Cristina derivó el eje del problema al sector directo de Alberto F., quien podría tomar dos caminos: a) cambiar el gabinete y crear un cambio de expectativas que calme a los mercados, cosa que parecería que no quiere hacer, b) seguir con el mismo elenco de ministros y continuar con la desconfianza de la sociedad y de gran parte del peronismo.
El presidente debería tomar esta declaración y modificar un gabinete prematuramente envejecido, y crear nuevas expectativas sobre un gobierno afectado por una feroz pandemia pero que hasta hoy no tiene ningún plan económico y con serios riesgos de chocar la calesita, como le pasó a Mauricio Macri, por tanto el presidente debería reaccionar antes que sea tarde.