Los muchachos del «Movimiento Evita…» andaban -extrañamente- fotografiando propiedades por la zona de Juan M. Gutiérrez. Vecinos, al ver la situación, llamaron a la Policía. El móvil de la Tercera se presentó, y se llevó a los activistas para identificar en la dependencia…
Allí entonces, llamaron al cacique del grupo, Matías Aguirre, quien chapeó inicialmente que era «funcionario del ministerio de Desarrollo Social de Nación»… ante lo cual el oficial de Servicio pidió sus datos y llamó al bunker de Arroyo.
«Acá no trabaja ningún Matías Aguirre…» respondieron desde el otro lado del Movicom… Transpírando, el dirigente del ‘Evita’ que mete gente en un arroyo para pagarles un subsidio, pidió entonces llamar al municipio, aduciendo ser funcionario municipal. Nada che… no figuraba.
Quiso llamar al máximo Cacique, pero éste estaba en zoom por el aniversario de Berazategui, así que… nada!
Finalmente, consiguió que desde Letrada municipal, le fotografiaran un decreto donde él figura como subsecretario ‘ad honorem’, con lo que pudo chapear y zafar a quienes estaban preparando una movida, y no precisamente para cortar el pasto de viviendas vacías…