La Secretaria Legal y Técnica de la Nación, Vilma Ibarra, anunció que «Se enviará al Congreso en estos días, el proyecto de ley que permitirá el aborto legal, junto con otra iniciativa de acompañamiento a la maternidad y a los tres primeros años de vida de niños y niñas recién nacidos», aseguró.
Ibarra adelantó que «el Gobierno nacional enviará el proyecto de legalización del aborto en el curso del mes de noviembre». En una entrevista televisiva, la funcionaria explicó que «se incluirá en el temario de las sesiones extraordinarias». También dijo que «el Ejecutivo enviará su propio texto pero también tratará los proyectos que estén, tal es el caso de la iniciativa presentada por la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que todavía mantiene estado parlamentario».
«El Poder Ejecutivo va a enviar su proyecto de ley de legalización del aborto junto con un proyecto de ley que es de acompañamiento a la maternidad y a los tres primeros años de vida de niños y niñas recién nacidos», quiso justificar la funcionaria..
Vilma Ibarra destacó que el presidente Alberto Fernández «cumplirá así con la promesa que hizo durante la campaña y que luego ratificó el 1° de marzo en su discurso ante la Asamblea Legislativa y “cada vez que fue consultado sobre el tema».
«En la Argentina las mujeres se siguen muriendo por abortos mal practicados y muchas más siguen lesionadas de por vida. No he cambiado un ápice. Simplemente postergue el envío de la ley porque la pandemia debía tener toda nuestra atención. Pero la ley la vamos a mandar, por supuesto que sí», había asegurado el Presidente el martes 13 de octubre en C5N.
El proyecto del Ejecutivo contempla que «las mujeres que necesiten interrumpir el embarazo puedan hacerlo sin miedo al castigo de la cárcel, la clandestinidad, la crueldad médica, la negación de ayuda». Para nada se destaca la importancia de la prevención de embarazos. El Gobierno apunta a asesinar los bebés concebidos por no haberse cuidado ni tomar recaudos para evitar esos embarazos.
A la vez se sumaría un plan denominado ‘de los mil días’ para «incrementar la ayuda a todas las personas gestantes que quieran continuar con el embarazo. La idea es que sean acompañadas todas las mujeres que decidan ser madres y que las dificultades económicas -incrementadas por la pandemia- no sean un obstáculo en el embarazo».
«Queremos un trámite razonablemente rápido, en 2018 tuvo un debate profundo, completo. Queremos un tratamiento muy respetuoso y cuidadoso», dijo la funcionaria que defiende esa inminente matanza de chicos.
Y agregó: «Las mujeres cuando no tienen en proyecto de maternidad, no tienen como opción la maternidad forzada. Entonces acuden a un aborto clandestino, que en Argentina se estima que son entre 370 mil y 520 mil por año».
Clara posición del Gobierno Argentino, a favor de la ‘Ley Herodes’, no solo de permitir el asesinato de aquellos chicos que no pidieron nacer, sino que fueron concebidos por aquellas parejas que livianamente decidieron no prevenir los embarazos, y asimismo, esos asesinatos de bebés que posibilitará el presidente y votará el Congreso, serán pagados con dineros de los contribuyentes, que solventarán el resultado del sexo y la concepción humana, y el homicidio de esas criaturas, ante el silencio de gran parte de la sociedad