Hace pocas semanas atrás, ante una publicación de este Semanario, el concejal (PRO) Gabriel Kunz nos desafió en las redes a ir a la Justicia si considerábamos tener elementos para denunciarlo como vinimos haciendo hace mas de dos años. Pidió respetar su «honorabilidad» a lo que respondimos que nos daba lástima su persona.

Kunz estafó gente en Gral. Villegas, donde dejó un tendal con camiones comprados y pagados con cheques sin fondos. En Berazategui hizo lo mismo, incluso sacó un préstamo en el banco Credicoop sin haberlo pagado, pese a haber sido recomendado por personas importantes del distrito, ya que prometió usar ese préstamo para pagar las deudas que tanto se acumulaban.

Fue ‘visitado‘ estando en la casa de su secretario de bloque Roberto Grillo, donde le propinaron golpes y amenazas de muerte para que pague sus deudas. Se lo relacionó al oficialismo ya que no solo se sacó fotos con el Dr. Juan José Mussi y le dijo a todo su entorno que sería nuevamente concejal de la mano del actual intendente, sino que se sabía de varias reuniones hechas en su casa particular -cuando aún vivía en el costosísimo duplex con pileta adquirido ‘de la noche a la mañana‘, con Mussi, y los capitostes de la gobernadora Vidal de entonces, Fabián Pedechornik y Alex Campbell entre otros.

Kunz dejó el tendal también en las elecciones de 2015 cuando junto a Pedechornik -por entonces secretario de Vidal– contrataron pautas publicitarias de campaña con medios locales, las cuales prácticamente ninguno cobró. Coincidentemente fue ahí cuando viviendo en una pequeña vivienda en el barrio La Serranita, paso a un dúplex valuado en unos 300.000 dólares.

ESTAFA CON AUTOS

Ahora, Kunz encontró una nueva forma de estafar gente, que lo llevó a estar detenido en la comisaría Quinta de Avellaneda con asiento en Wilde.

La modalidad de ahora fue un «emprendimiento» de Gabriel Kunz a través de las redes sociales. Ocasionales lectores vieron el aviso de una empresa de logística que contrataba vehículos para ponerlos a trabajar. Desde distintos puntos del Conurbano hasta el distrito de Avellaneda, fueron cayendo las potenciales víctimas.. La modalidad era ‘poner a trabajar‘ sus vehículos en empresas importantes, según las denuncias.

La propuesta era poner a trabajar sus vehículos en la empresa montada por Kunz, ‘Logística Ponce de León‘ con una oficina de pantalla en la calle Brandsen al 5300 de Wilde.

Las víctimas entregaron sus llaves y papeles de circulación a Kunz, con la promesa que recibirían mensualmente importantes sumas de dinero, por solo poner a trabajar sus rodados.

Cuando se cumplió el primer mes, los que entregaron sus vehículos al concejal de Berazategui fueron a cobrar y no encontraron nada. El lugar donde funcionaba la logística estaba cerrado. Kunz y una mujer que oficiaba de secretaría suya, habían desaparecido. Y lo que es peor, los vehículos entregados -7 en total- fueron vendidos en forma fraudulenta por el edil.

Cuando mediante un ardid los damnificados encuentran a Kunz, este pretende desligarse diciendo que él trabajaba en forma encubierta para la Policía Bonaerense, y que su hermano –policía de verdad– era de Asuntos Internos, lo cual no convenció para nada a sus víctimas, uno de los cuales llegó a agredirlo.

Con las denuncias hechas, Gabriel Kunz fue detenido por efectivos de la comisaría Quinta de Wilde, extrañamente recuperando su libertad el mismo día aunque con la prosecución de la causa.

Este lunes, las víctimas se presentarán en el ministerio de Seguridad bonaerense para reclamarle al ministro Berni su intervención, ya que Kunz se apoyó en su hermano policía, y el propio concejal dijo estar trabajando para la policía.